Implantes subretinianos

A raíz de algunas noticias publicadas recientemente en prensa acerca de dispositivos subretinianos para restablecer la visión, recogemos el resumen de dos de estos artículos. Hay que resaltar que estos implantes sólo son útiles para ciertos tipos de patologías como son la retinosis pigmentaria, la enfermedad de Stargardt y la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE).

Restablecer la visión es uno de los retos para los dispositivos protésicos, estos actúan mediante la estimulación eléctrica de las neuronas retinianas. A día de hoy, su uso se restringe a aquellas enfermedades en las que se afecte el epitelio pigmentario de la retina y los fotorreceptores pero se conserven las capas internas de la retina (las encargadas de transmitir el impulso eléctrico de la información visual que llega a través de los ojos al cerebro).  Estas enfermedades son principalmente la retinosis pigmentaria, la enfermedad de Stargardt y la Degeneración Macular Asociada a la Edad.

En el estudio “Interfaz de polímero optoelectrónico restaura la sensibilidad a la luz en retinas ciegas de ratas” (Diego Ghezzi, Maria Rosa Antognazza, Rita Maccarone) se probó el uso de una película compuesta por un solo polímero orgánico (P3HT) para provocar la respuesta neuronal frente a iluminación.

Esta película resultó además capaz de restaurar la sensibilidad a la luz en retinas explantadas de ratas a las cuales se les había provocado una degeneración de los fotorreceptores. Los resultados obtenidos indican que la película compuesta por el polímero es capaz de sustituir a los fotorreceptores en el proceso de activación de la capa interna de la retina, (la que permitirá transportar la información eléctrica de la retina hasta el cerebro), así como de recuperar la sensibilidad a la luz.

Aunque el rango de luminancias del polímero aún no es comparable con el amplio rango de luminancias que poseen los fotorreceptores, todos estos resultados abren la posibilidad de desarrollar una nueva generación de dispositivos protésicos orgánicos para implantes subretinianos con sensibilidad a las irradiaciones compatibles con los niveles normales de iluminación.

En el estudio posterior, “Caracterización de una prótesis orgánica basada en polímeros  para la implantación en el espacio subretiniano de ratas” se diseñó una prótesis retiniana orgánica hecha con capas de polímeros conjugados en un substrato de fibroína de seda y se implantó en el espacio subretiniano de ratas.

Los resultados indican la buena estabilidad de los implantes retianianos en el tiempo que duró el experimento (5 meses), que no pierden sus propiedades de capa polimérica y de contacto estrecho con la capa externa de la retina. Sólo se observó un discreto aumento de la respuesta inmuno-inflamatoria tras la cirugía que fue disminuyendo hasta alcanzar niveles normales a los 5 meses tras la implantación.

En conclusión los resultados demuestran que el dispositivo implantado en ojos no distróficos es bien tolerado, altamente biocompatible y parecería adecuado como prótesis retiniana en caso de degeneración de fotorreceptores.

1.   A polymer optoelectronic interface restores light sensitivity in blind rat retinas (Nat Photonics. 2013 May ; 7(5): 400–406. doi:10.1038/nphoton.2013.34)
2.  Characterization of a Polymer-Based, Fully Organic Prosthesis for Implantation into the Subretinal Space of the Rat (2016)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *